María Reina y Madre de la Iglesia, María, Reina de nuestro corazón

Editorial - Julio-Agosto 2017 - Nº 422


Tema del año 2016-2017:
“Dichosos los misericordiosos” (Mt 5,7)

Por su eficaz intercesión, María participa del poder de Cristo, lucha contra el Diablo. Envuelta en la luz de Cristo resucitado, su corazón inmaculado es el signo de la victoria para nuestro tiempo, como lo ha mostrado a los pastorcitos de Fátima.
"Sea María la que recibe en mi casa" pedimos al comienzo de cada reunión mensual de un equipo del Rosario: María, Reina y Madre de la iglesia, es la anfitriona de la casa en el momento de oración común. Juntos, vamos a Cristo mirando a María: ella guía nuestra oración, nuestros pensamientos, nuestro compartir, nuestras alegrías, nuestras penas, nuestras alabanzas, nuestras solicitudes de intercesión y nos llama a la misión.

Durante nuestra oración personal diaria, en la contemplación diaria de los misterios del Rosario, María nos recibe en nuestro fuero interior, ella es la anfitriona de nuestro corazón. Nos cría lentamente pero seguros en Cristo. María poco a poco se convierte en la Reina de nuestro corazón. En el "secreto de María", nos dice San Luis María Grignion de Montfort: «hacerlo todo en María, que significa acostumbrarse a recoger dentro de sí mismo para formar una pequeña idea o imagen espiritual de la Santísima Virgen. Ella será el alma del Oratorio para hacer allí las oraciones a Dios sin temor a ser rechazados; la torre de David para ponerse a seguro contra todos sus enemigos; la lámpara encendida para iluminar todo el Interior y para encender del amor divino, el sagrado altar para ver a Dios con ella; y finalmente su único Todo en Dios, su recurso universal.»

Miembros de los Equipos de Rosario, demos gracias a Dios por haber sido invitados un día al Movimiento, por conocer, por amar a la Virgen María, por crecer en Cristo, en su escuela. Este regalo que hemos recibido, tenemos que darlo a los demás. Los Equipos del Rosario son un Movimiento de evangelización, todos sabemos eso pero no lo olvidemos: hay que ser "soldados" de la Virgen María, donde estamos, y en la misión que nos ha confiado para dar a Cristo al mundo.


Chantal Courtin
Coordinadora internacional


Editorial - Septiembre 2017 - Nº 423


Équipes du Rosaire International
1, Impasse Lacordaire
F-31078 TOULOUSE
FRANCE
Équipes International

Rosary Teams International
Spanish