La gozosa entrada en la gloria

Editorial - Noviembre 2017 - Nº 425


Tema del año 2017-2018:
La alegría de la salvación


¿Cómo vamos a vivir nuestro mes de noviembre?

En efecto, se abre con la fiesta de Todos Santos, recuerdo de esta santidad a la que todos estamos llamados. Y el día siguiente, hacemos memoria de los difuntos. ¡Qué contraste! Así pues, estos dos primeros días del mes están fundamentalmente relacionados.

Para acceder a la gloria del Cielo es preciso morir, así son las cosas. No sólo es necesario que nuestra vida se termine en la tierra, evidentemente, sino que además esta muerte no es la única que está en juego.

¡Hay tantas cosas que nos estorban en el corazón! Hará falta hacer morir todo eso que nos aleja de Dios: nuestros egoísmos, nuestros temores, nuestro pecado… Sólo hace falta hacerle un poco de sitio, dejarle cambiar nuestras vidas. Vamos en busca de lo sensacional y la santidad se esconde en la banalidad de lo cotidiano. No es más complicado que eso: basta con dar a cada momento de nuestra vida su peso en amor. Entonces todo cambia.

Todavía estamos celebrando el Centenario de las Apariciones de Fátima. Una de las primeras preguntas que hacen los niños a la bella Dama concierne al Cielo: “Iremos al cielo?”

Ved cómo vamos a vivir nuestro mes de Noviembre: pidiendo al Señor, bajo la mirada de María: “¿Señor, iré yo al Cielo?”

Hemos sido elegidos para ser salvados y para entrar en posesión de la gloria de Nuestro Señor Jesucristo (2 Tes. 2, 13-14). Tenemos que hincar en nosotros mismos el deseo del Cielo. En nuestro paso por la tierra debemos preparar la entrada gloriosa en la Gloria.

Esta entrada pidámosla para nuestros difuntos, pidámosla para cada uno de nosotros, por intercesión de todos los santos.


Fr. Louis-Marie Ariño-Durand, o.p.

Capellán internacional


Équipes du Rosaire International
1, Impasse Lacordaire
F-31078 TOULOUSE
FRANCIA
Équipes International

Category:
Español