Rezar cada día con el calendario de equipo

Con motivo de los encuentros diocesanos, se han planteado diversas cuestiones sobre la manera de utilizar “el calendario de equipo”. Estas líneas son la ocasión de volver sobre el significado de la oración de nuestra decena cotidiana.

El padre Eyquem ha retomado sobre este punto particular la intuición de Pauline-Marie Jaricot. Solicitar la meditación de un rosario entero cada día a una población extenuada por el trabajo y la miseria parecía un imposible, pensaba en toda lógica la fundadora del “Rosario vivo”.

Ella pues va a idear una “mutualización espiritual” proponiendo una nueva idea: “En lugar de que una sola persona rece a diario el Rosario completo, esta preciosa oración se recita por quince personas, y cada una medita un misterio y reza una decena del Rosario”. Conocía bien los obstáculos de la contemplación: “Se trataba de conseguir que gentes que no saben lo que es meditar, consintiesen en estar presentes durante el espacio (una decena) de uno de los misterios del Divino Redentor y de su santísima Madre, para cautivar estos corazones”.

En la misma línea misionera, los Equipos del Rosario han tomado esta intuición de Pauline-Marie Jaricot. En efecto, no pedir más que una decena diaria permite familiarizar suavemente a la mayoría con el Rosario haciendo de esta oración una verdadera meditación y evitando así lo que no sería más que una rápida repetición de carretilla.

Para hacer cumplir este compromiso fundamental a todo miembro de los Equipos del Rosario, el movimiento propone “el calendario de equipo”. Desde hace dos años una nueva versión que incluye página tras página frescos de Giotto y de Fra Angelico permite hacer una mirada contemplativa sobre el misterio meditado. Un párrafo de la Sagrada Escritura, una corta meditación y unas cláusulas completan esta presentación. Las cláusulas propuestas por este calendario pueden ser utilizadas en su totalidad o seleccionadas o repetidas según convenga. Complementando el encuentro mensual, cada miembro sigue así, por intercesión de María, llevando a su oración las intenciones propuestas o, según las circunstancias, otras intenciones más actuales y personalizadas. La Carta de los miembros de nuestro Equipo nos recuerda que estamos en unión de oración con todos los miembros de nuestro Movimiento. Por fin, cada misterio está unido a una gracia especial que la oración produce en nosotros. Este es el fruto del misterio.

Un calendario perpetuo colocado en mitad del folleto permite encontrar fácilmente el misterio que toca meditar cada día. En efecto, cada miembro, en el momento de su entrada en el Equipo, recibe un número. Hay tantos números como miembros del Equipo y dos miembros no pueden tener el mismo número. Algunos miembros no saben o no recuerdan su número. Es pues importante que cada responsable de Equipo ponga a punto a principio del año al conjunto de miembros para permitir la meditación diaria de todo el Rosario en unión con los demás. Uniendo el día del mes (línea horizontal) con el número de miembro del Equipo (línea vertical) se encuentra el misterio que toca meditar. (Explicarlo en la reunión mensual del Equipo).

El calendario de Equipo, reservado al principio sólo a los miembros fieles y comprometidos con los Equipos del Rosario, ha llegado a ser, con las necesidades actuales de nuestra sociedad, una herramienta útil de evangelización.

¡No dudéis en ofrecerlo!


Rosary Teams - International
Spanish