125 años de celebración solemne del Santo Rosario en la Ciudad de Guatemala

Fue el 1 de noviembre de 1559 cuando el obispo Francisco Marroquín, pidió a los dominicos la institución y cuido pastoral de la Cofradía del Rosario en nuestra amada Guatemala. Desde ese mismo día el Rosario y la devoción a la intercesión de nuestra Madre gozo de mucha aceptación y entusiasmo entre los guatemaltecos.

Aún en la Iglesia no se había instituido la fiesta universal de Nuestra Señora de las Victorias (Rosario) por Pio V, lo cual ocurrió después de la famosa batalla de Lepanto en 1571, sin embargo el santo Rosario ya gozaba de mucho cariño por parte de los creyentes de la cristiandad, motivo por el que en Guatemala ya había sido fundada la Cofradía del Rosario.

Al ser instaurada la festividad de Nuestra Señora de las Victorias el 7 de octubre, en cuya celebración debía tenerse el Rosario como elemento oracional principal, en Guatemala también se inicio, con verdadero espíritu festivo y devoto, esa celebración.

Fue el papa Gregorio XIII en 1716, después de ganar otra batalla, la de Temesvár, quien cambia el nombre de Fiesta de las Victorias por el de Nuestra Señora del Rosario, con lo cual se le dio aun mas realce a las fiestas en torno al 7 de octubre, lo cual tuvo su concreción en las fiestas del Rosario en la iglesia de los dominicos de Guatemala.

La devoción siguió creciendo en este pueblo que ya consideraba como Reina, Madre y Patrona a la virgen del Rosario, ni siquiera las persecuciones de Francisco Morazán ni de Rufino Barrios lograron apagar la llama sembrada por el apostolado mariano de los dominicos.

En 1883 el sumo pontífice, el papa Leon XIII, publica la encíclica Supremi apostolatus officio, en donde exhorta a la Iglesia a que no solo sea festivo el 7 de octubre, sino que todo el mes sea celebrado con solemnidad en honor a la Sma. Virgen María del Rosario. Aquella noticia llego con júbilo a Guatemala pero será hasta el año de 1888 cuando mi venerado predecesor, Fray Julián Jacinto y Riveiro, o.p. , y después de visitar Europa, recogiendo ideas para hacer realidad en nuestro país la solicitud del Papa, decide solemnizar las fiestas del Rosario con las características que hoy conocemos: Adornos muy elaborados (dentro y fuera de Basílica), vigilias, procesiones, rezos públicos, etc., durante todo el mes.

Así tenemos queridos hermanos que, los dominicos y la Cofradía del Santo Rosario aneja a nuestra Orden, y con ellos el pueblo de Guatemala, celebra, hoy 454 años de devoción a través del Rosario y 125 de vivirlo solemnemente durante todo el mes de octubre, según lo mandado por León XIII. Ante esta efeméride, ante estos 125 años, no nos queda más que decir ¡Que viva María! ¡Que viva el Rosario! ¡Viva Santo Domingo que lo ha fundado!

 

Category:
Spanish