Los negocios del Padre: asuntos de familia - Fray Emiliano Vanoli, OP


La Navidad “tiene octava”. Esta es la manera en que la Liturgia subraya la importancia para nuestra fe de esta fiesta. Tener “octava” significa que durante ocho días litúrgicamente es Navidad, y parte de este misterio de Dios que se hace hombre para salvarnos es el de la Sagrada Familia de José, María y Jesús, que celebramos este primer domingo dentro de la octava navideña.

La Palabra de Dios nos presenta para este domingo el Evangelio según San Lucas y el pasaje en que Jesús, con 12 años cumplidos, es perdido y hallado en el Templo de Jerusalén, a dónde había subido en caravana junto a sus padres para festejar la Pascua.

¿Por qué suben José, María y Jesús a Jerusalén?
En aquella época los judíos varones están obligados a observar tres fiestas: la Fiesta de la Pascua, la de las Semanas (Pentecostés), y la de los Tabernáculos. A las mujeres judías se les permitía asistir, pero no estaban obligadas a hacerlo. Y los hombres mayores que vivían en un radio de 20 millas de Jerusalén están obligados a asistir cada año a la Pascua. Lucas dice que José y María, aún viviendo más lejos, hacían el viaje cada año, lo cual establece que son gente particularmente observante. A la edad de 12 años, Jesús aún no estaba obligado a observar estas fiestas.

¿Cómo es posible que hayan perdido de vista a Jesús?
Viajando en caravana, los hombres solían reunirse con otros hombres y las mujeres entre sí, los niños, por su lado, solían jugar juntos. No es difícil imaginar que José y María pensaran que Jesús estaba con todos en la caravana.

¿Por qué Jesús permaneció en el Templo? De esta manera Lucas establece que aún de niño la sabiduría y autoridad del Verbo hecho carne despertaban admiración. Esto no es más que un adelanto de la alabanza que en el mismo Evangelio se hará a Jesús por sus enseñanzas en las sinagogas, cuando la gente quede maravillada por las palabras de gracia que vendrán de él y porque enseña con autoridad. Incluso Jesús abrirá las mentes de los discípulos para que comprendan los evangelios.

“¿Por qué me buscaban? ¿Nos sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?”
Estas son las primeras palabras de Jesús en el Evangelio de Lucas. Al declarar que debe ocuparse de los asuntos de su Padre se revela el propósito central de esta historia: reconocer a Jesús como el Hijo de Dios – un hecho revelado a María por el ángel y que pronto será confirmado por Dios en el bautismo de Jesús-. Estas palabras no son un reproche a sus padres, lo que queda manifiesto por el hecho que el evangelista nos informa que Jesús regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos.

El realismo de la Encarnación es tal que Dios ha querido asumir todo lo propiamente humano y que ha sido creado por Él. Por eso era muy conveniente que el Salvador del mundo tuviera una familia y viviera sujeto a sus padres, según los designios de Dios para todo hombre y mujer que viene al mundo. De esta manera, Dios, que en sí es “familia”, pues las tres personas de la Santísima Trinidad viven en tan íntima comunión que son un solo Dios, se ha hecho una imagen de sí mismo al constituir la familia, al grabarla profundamente en la naturaleza corporal y espiritual del varón y la mujer; y al mismo tiempo la ha santificado al hacerse miembro de la familia de Nazaret.

La familia es el ámbito dónde por primera vez se escucha hablar de Dios y dónde aprender a relacionarse con Él, por eso, sin duda, Jesús a los doce años no desprecia a su familia humana para ocuparse de los asuntos de su Padre divino, sino que comienza a manifestar su misión de Salvador, la cual incluye la salvación de las familias humanas, pues es claro que nadie se salva sólo. Así como la Sagrada Familia, cada una de las familias son sin duda parte importante de los asuntos del Padre. La salvación es sin duda un asunto de familia. Pidamos al Señor para que, en estos tiempos difíciles para la constitución, perseverancia y estabilidad familiar, nos de la gracia de acrecentar la íntima unión en esta primera escuela de fe e iglesia doméstica.

Category:
Spanish